Electrosoldadura; procedimiento

Electrosoldadura; procedimiento
rejillas

La electrosoldadura, también denominada como soldadura por resistencia o soldadura eléctrica, es un proceso termoeléctrico en el que, gracias a una corriente eléctrica que atraviesa las piezas, genera calor en el lugar por el que se quieren unir las partes de un objeto metálico. Para que sea realizado con éxito ha de controlarse, de forma muy precisa, el tiempo y la presión.

Hay que decir que los elementos mecánicos sobre los que se aplican técnicas de electrosoldadura no precisas de materiales de aporte para unirse o, lo que es lo mismo, basta con aplicar una determinada cantidad de presión y una corriente eléctrica sobre el área en cuestión para que quede soldada sin necesidad de tener que añadir cualquier otro material.

La máquina soldadora dispone de una serie de electrodos que se sitúan sobre las piezas de metal y aplican presión sobre ellas para que, posteriormente, se produzca un buen contacto eléctrico. Al pasar la corriente a través de estas se calientan hasta empezar a derretirse en el lugar exacto en que se está produciendo el contacto que ya hemos comentado. Al fluir el metal fundido, ambas piezas quedan perfectamente unidas y, al cesar, este se solidifica y forma una conexión sólida entre las dos partes.

45235

Este procedimiento es realizado, de forma muy habitual, por las empresas de soldadura por las múltiples ventajas que ofrece. Y es que esta forma de trabajo es sumamente sencilla ya que no precisa de preparar, previamente y de forma especial, los elementos que se quieren unir así como que puede ser realizado a gran velocidad puesto que los tiempos de soldadura son muy breves. Además, aporta grandes dosis de robustez ya que permite absorber tolerancias respecto al exceso de gases, las atmósferas contaminadas o la suciedad de las piezas, por ejemplo, algo que, aplicando otras técnicas, influiría muy negativamente.

El proceso de soldadura eléctrica se utiliza, de forma muy frecuente, para la fabricación de rejillas electrosoldadas automáticamente. Estos cuerpos metálicos poseen forma de malla por lo que este tipo de soldadura se puede apreciar en los cruces e intersecciones de todas sus varillas y los elementos que las componen, los cuales no son otros que la pletina portante, el separador y el marco. Estas piezas suelen utilizarse para realizar trabajos en plano siempre y cuando la carga que deban soportar sea puntual o esté repartida de forma uniforme. Además, son fáciles de limpiar y evitan la acumulación de líquidos.

Gerente y propietario en Mongrat Montajes Industriales, empresa con mas de 20 años de experiencia en el sector. Victor Fernández Pazo

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR